Las Adicciones en el Tiempo del Fin

LAS ADICCIONES EN EL TIEMPO DEL FIN

“Tengan cuidado, no sea que se les endurezca el corazón por el vicio, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida. De otra manera, aquel día caerá de improviso sobre ustedes.” Lucas.21:34 (NVI)

 El Señor Jesucristo advirtió que en el tiempo del fin imperarían dos patologías importantes, los trastornos de la ansiedad (“las preocupaciones de esta vida”) y el alcoholismo (“la embriaguez”). Sabemos que los trastornos de ansiedad es una de las perturbaciones más frecuentes de la salud pública a nivel de la salud mental, ya que las estadísticas revelan que existe una prevalencia entre el 18% y el 20% de la población que padecen estas alteraciones, es decir, una de cada 5 personas. Por otra parte, el consumo alcohólico se sitúa entre el 60 y el 80% de la población, según los países, donde los adictos o dependientes suelen alcanzar puntajes del 10 al 20% de la población. Las palabras de Jesucristo revelan que nadie está exento de caer en esas patologías y por eso hace un llamado a estar alertas, a no perder la conciencia de estos problemas (“endurezca el corazón”) y ser víctima de las adicciones, ya que en esas circunstancias podemos poner en serios riesgos nuestra salvación eterna.

También el Apocalipsis describe el tiempo del fin refiriéndose a la operaciones de Babilonia, ese poder perverso que viene trabajando desde la antigüedad contra el pueblo de Dios. Específicamente se previene contra dos estrategias muy efectivas que utilizará con mucho esmero, la adicción al sexo y a las sustancias psicoactivas como el alcohol. Textualmente declara  Apocalipsis 17:2, que con “ella (Babilonia) cometieron adulterio los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su inmoralidad”. Se la describe como una prostituta y las metáforas que utiliza tienen relación con el alcoholismo y las perversiones sexuales. Por eso, el apóstol Pablo, exhorta a estar precavido contra estos males, al decir: “Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias” (Rom. 13:13).

Dr. Mario Pereyra, tomado de www.mpereyra.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s