Archivo de la categoría: Ilustraciones

Fracaso no significa…

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

FRACASO NO SIGNIFICA

     Fracaso no significa que somos unos fracasados.    Significa que todavía no hemos tenido éxito.

    Fracaso no significa que no hemos logrado nada.    Significa que hemos aprendido algo.

    Fracaso no significa que hemos actuado como necios.    Significa que hemos tenido mucha fe.

    Fracaso no significa que hemos sufrido el descrédito.    Significa que estuvimos dispuestos a probar.

    Fracaso no significa falta de capacidad.    Significa que debemos hacer las cosas de distinta manera.

    Fracaso no significa que somos inferiores.    Significa que no somos perfectos.

    Fracaso no significa que hemos perdido nuestra vida.    Significa que tenemos buenas razones para empezar de nuevo.

    Fracaso no significa que debemos echarnos atrás.    Significa que tenemos que luchar con mayor ahínco.

    Fracaso no significa que jamás lograremos nuestras metas.    Significa que tardaremos un poco más en alcanzarlas.

    Fracaso no significa que Dios nos ha abandonado      ¡Significa que DIOS tiene una idea mejor!

Anuncios

Fábula de la Liebre y la Tortuga (actualizado)

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

Fábula de la liebre y la tortuga 

(Versión actualizada)
¿Recuerda la fábula?

Una tortuga y una liebre siempre discutían sobre quién era más rápida. Para dirimir el argumento, decidieron hacer una carrera. Eligieron una ruta y comenzaron la competencia. La liebre arrancó a toda velocidad y corrió
enérgicamente durante algún tiempo. Luego, al ver que llevaba mucha ventaja, decidió sentarse bajo un árbol para descansar un rato, recuperar fuerzas y luego continuar su marcha. Pero pronto se durmió. La tortuga, que andaba con paso lento, la alcanzó, la superó y terminó primera, declarándose vencedora indiscutible.

Moraleja: Los lentos y estables ganan la carrera.

Pero la historia no termina aquí: la liebre, decepcionada tras haber
perdido, hizo un examen de conciencia y reconoció sus errores. Descubrió que había perdido la carrera por ser presumida y descuidada. Si no hubiera dado tantas cosas por supuestas, nunca la hubiesen vencido. Entonces, desafió a la tortuga a una nueva competencia. Esta vez, la liebre corrió de principio a fin y su triunfo fue evidente.

Moraleja: Los rápidos y tenaces vencen a los lentos y estables.

Pero la historia tampoco termina aquí: Tras ser derrotada, la tortuga
reflexionó detenidamente y llegó a la conclusión de que no había forma de
ganarle a la liebre en velocidad. Como estaba planteada la carrera, ella
siempre perdería. Por eso, desafió nuevamente a la liebre, pero propuso
correr sobre una ruta ligeramente diferente. La liebre aceptó y corrió a
toda velocidad, hasta que se encontró en su camino con un ancho río.
Mientras la liebre, que no sabía nadar, se preguntaba “¿qué hago ahora?”, la
tortuga nadó hasta la otra orilla, continuó a su paso y terminó en primer
lugar.

Moraleja: Quienes identifican su ventaja competitiva (saber nadar) y cambian el entorno para aprovecharla, llegan primeros.

Pero la historia tampoco termina aquí: el tiempo pasó, y tanto compartieron la liebre y la tortuga, que terminaron haciéndose buenas amigas. Ambas reconocieron que eran buenas competidoras y decidieron repetir la última carrera, pero esta vez corriendo en equipo. En la primera parte, la liebre cargó a la tortuga hasta llegar al río. Allí, la tortuga atravesó el río con la liebre sobre su caparazón y, sobre la orilla de enfrente, la liebre cargó nuevamente a la tortuga hasta la meta. Como alcanzaron la línea de llegada en un tiempo récord, sintieron una mayor satisfacción que aquella que habían experimentado en sus logros individuales.

Moraleja: Es bueno ser individualmente brillante y tener fuertes capacidades personales. Pero, a menos que seamos capaces de trabajar con otras personas y potenciar recíprocamente las habilidades de cada uno, no seremos completamente efectivos. Siempre existirán situaciones para las cuales no estamos preparados y que otras personas pueden enfrentar mejor.

La liebre y la tortuga también aprendieron otra lección vital: cuando dejamos de competir contra un rival y comenzamos a competir contra una
situación, complementamos capacidades, compensamos defectos, potenciamos nuestros recursos y… ¡obtenemos mejores resultados!

Deseos de Alejandro Magno para su funeral

Descargar el archivo WORD AQUÍ

ALEJANDRO MAGNO

Cuenta una leyenda sobre los deseos de ALEJANDRO MAGNO para su funeral…

1 – Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época.

2 – Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y…

3 – Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos.

Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.
Alejandro le explicó:

1 – Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar.

2 – Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.

3 – Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo.

Agregó: el tiempo es el tesoro más valioso que tenemos porque es limitado.
Podemos producir más dinero, pero no más tiempo.

Al morir nada material te llevas, te llevaras las buenas acciones que supiste realizar.

Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos entregando una porción de nuestra vida.

El mejor regalo que le puedes dar a alguien,… es tu TIEMPO.

Los Diez Mandamientos de la Lengua

Descargar el archivo WORD AQUÍ

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA LENGUA

(Muy importantes durante las visitas misioneras)

 I    No blasfemarás

“No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano…” (Ex 20:7)

II    No usarás una multitud de palabras vacías

“En las muchas palabras no falta pecado: mas el que refrena sus labios es prudente” (Prov 10:19)

III    No te vanagloriarás

“Alábate el extraño, y no tu boca; el ajeno, y no tus labios” (Prov 27:2)

IV   No mentirás

“Los labios mentirosos son abominación de Jehová: mas los obradores de verdad su contentamiento” (Prov 12:22)

V   No chismearás

“Las palabras del chismoso parecen blandas, y descienden hasta lo íntimo del vientre” (Prov 18:8)

VI   No calumniarás a tu prójimo

“Que amolaron su lengua como cuchillos, y armaron por su saeta palabra amarga” (Sal 64:3)

VII    No refunfuñarás

“Haced todo sin murmuraciones y contiendas” (Filp 2:14)

VIII    No adularás

“La falsa lengua atormenta al que aborrece; y la boca lisonjera hace resbaladero” (Prov 26:28)

IX    No harás burla de otro

“Harán tus falacias callar a los hombres ¿y harás escarnio y no habrá quien te avergüence?” (Job 11:3)

X    No hablarás con ira

“…Cayeron sus príncipes a cuchillo por la soberbia de su lengua: éste será su escarnio en la tierra de Egipto” (Os 7:16)

50 Maneras de Amar a la Pareja

Descargar el archivo WORD AQUÍ

50 MANERAS DE AMAR A TU PAREJA

 1. Amarse uno mismo primero.

2. Empezar cada día con un abrazo.

3. Servir el desayuno en la cama.

4, Decir “te amo” cada vez que existan diferencias de opinión.

5. Felicitarse por algo a menudo.

6. Apreciar y celebrar las diferencias.

7. Vivir cada día como si fuera el último.

8. Escribir inesperadas cartas de amor.

9. Plantar junto una semilla y alimentarla hasta su madurez.

10. Salir una vez por semana.

11. Mandar flores sin una razón en especial.

12. Aceptar y querer a los parientes y amigos del otro.

13. Hacer cartelitos con la inscripción “te amo” y dejarlos por toda la casa.

14. Detenerse a oler las rosas.

15. Besarse en forma inesperada.

16. Contemplar juntos hermosos atardeceres.

17. Disculparse con sinceridad.

18. Estar dispuesto a perdonar.

19. Recordar el día en que uno se enamoró… y recrearlo.

20. Tomarse de las manos.

21. Decir “te amo” con la mirada.

22. Dejar que el llore en los brazos de uno.

23. Decirle a él que lo comprende.

24. Brindar por el amor y el compromiso.

25. Hacer algo que lo motive.

26. Permitir que el dé indicaciones cuando uno se ha perdido.

27. Reírse de los chistes de él.

28. Apreciar la belleza interior de el.

29. Realizar las tareas  de la otra persona durante un día.

30. Alentar sueños maravillosos.

31. Efectuar una demostración pública de cariño.

32. Enviar mensajes de amor sin la búsqueda de una recompensa.

33. Empezar un diario amoroso y registrar momentos especiales de los dos.

34. Apaciguar el miedo de uno y de otro.

35. Caminar juntos por la playa, descalzos.

36. Pedirle a ella: “casémonos otra vez”.

37. Decir que sí.

38. Respetarse el uno al otro.

39. Ser el más grande admirador de la pareja de cada uno.

40. Dar el amor que nuestra pareja quiere recibir.

41. Dar el amor que uno quiere recibir.

42. Demostrar interés por el trabajo del otro.

43. Trabajar juntos en un mismo proyecto.

44. Construir un fuerte con sábanas.

45. Hamacarse juntos hasta lo más alto que se pueda, a la luz de la luna.

46. Hacer un picnic en casa, en un día de lluvia.

47. Nunca irse a la cama enojados.

48. Poner en primer lugar a nuestra pareja en nuestras oraciones.

49. Darse el beso de las buenas noches.

50. Considerar que Dios los bendice y que los mira con agrado al demostrar su amor el uno con el otro.

El Verdadero Amor

EL VERDADERO AMOR

Un hombre de cierta edad vino a la clínica para curarse una herida en la mano.  Tenía bastante prisa, y mientras la enfermera le curaba, ella le preguntó qué era eso tan urgente que tenía que hacer.

Le dijo que tenía que ir a una residencia de ancianos para desayunar con su esposa que vivía allí. Le contó que llevaba algún tiempo en ese lugar y que tenía un Alzehimer (enfermedad donde se pierde la memoria) muy avanzado, y que todos los días tenía que llegar a desayunar con ella antes de ir al trabajo.

Mientras terminaba de vendar la herida, la enfermera le preguntó si su esposa se preocuparía en caso de que él llegara tarde esa mañana.

-No –dijo el hombre- ella ya no sabe quién soy. Hace ya casi cinco años que no me reconoce.

Entonces la mujer le preguntó extrañada, -Y si ella ya no se acuerda quién es usted, ¿por qué esa necesidad de estar con ella todas las mañanas?

Sonrió, y dándole una palmadita en la mano, le respondió: 

-Ella no sabe quién soy yo, pero yo todavía sé muy bien quién es ella.

El verdadero amor, no se reduce a lo físico o romántico; el verdadero amor, es la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido, de lo que será, y de lo que ya nunca podrá ser.

¿Por qué la gente grita?

¿POR QUE LA GENTE GRITA?

Un sabio preguntó a sus discípulos lo siguiente:

– ¿Por que la gente se grita cuando están enojados?

Los hombres pensaron unos momentos: – Porque perdemos la calma – dijo uno – por eso gritamos.

Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? – Preguntó el sabio – ¿No es posible hablarle en voz baja?,
¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?

Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al sabio.

Finalmente él explicó:

Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.

Luego el sabio preguntó:

¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?, ellos no se gritan sino que se hablan suavemente, ¿por qué? Sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña. – El sabio continuó – Cuando se enamoran más aún, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aun más cerca en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman.

Luego el sabio dijo:

Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.