Archivo de la categoría: Seminario de Psicología Familiar

Cómo orar por los hijos

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

Cómo orar por los hijos

Aprenda a orar con la Palabra por sus hijos desde la Concepción en la matriz. Continúe luego agregando estos pasajes a medida que el Espíritu Santo se los dicte.

— Padre atráeles desde una edad temprana y haz que te busquen y amen con devoción.

“Tenía Josías ocho años….hizo lo recto ante los ojos de Jehová…” (2 Crónicas 34:1-4)

“Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová, y se multiplicara la paz de tus hijos” (Isaías 54:13)

— Señor, limpia sus corazones y escribe tu ley en sus mentes, pon tu Espíritu en ellos

“Los lavaré con agua pura, los limpiaré de todas sus impurezas, los purificaré del contacto con sus ídolos. Pondré en ustedes un corazón nuevo y un espíritu nuevo. Quitaré de ustedes ese corazón duro como la piedra y les pondré un corazón dócil. Pondré en ustedes mi Espíritu y haré que cumplan mis leyes y decretos. Vivirán en el país que di a sus padres y serán mi pueblo y yo seré su Dios. Los libraré de todo lo que les manche. Haré que el trigo abunde y no volveré a enviarles hambre” (Ezequiel 36:25-29)

— Oh, Dios, pon en ellos odio por el pecado.

“Los que amáis a Jehová, aborreced el mal; el guarda las almas de sus santos; de mano del impío los libra” (salmos 97:10)

— Señor, protégelos del enemigo.

“No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal”  (Juan 17:15)

“Yo me enfrentare con los que te buscan pleito; yo mismo salvaré a tus hijos” (Isaías 49:25)

— Ayúdalos a respetar a aquellos que tienen autoridad sobre ellos.

“Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que hay, por Dios ha sido establecidas”. (Romanos 13:1)

— Padre, dirígelos hacia amistades sanas y protégelos de las malas.

“Hijo mío, si los pecadores intentan engañarte, no lo consientas. Si te dicen: ven con nosotros…no vayas en el camino con ellos, sino aparta tu pie de sus veredas. (Proverbios 1:10 -15)

“Dios mío, líbrame de la mano del impío. De la mano del perverso y del violento. Porque tu,  oh Señor Jehová, eres mi esperanza, seguridad mía desde mi juventud. En ti he sido sustentado desde el vientre…” (Salmos 71: 4-6)

— Señor, ayúdales a ser responsables de todas sus relaciones. Dales un espíritu de excelencia.

“Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino”. (Daniel 6:3)

— Ayúdales Padre, a someterse completamente a Ti y resistir al diablo

“Someteos pues, a Dios, resistid al Diablo, y huirá de vosotros” (Santiago 4:7)

— Padre, ayúdales a esperar al compañero/a que Tu le has predestinado para ellos.

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, ¿porque qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión, la luz con las tinieblas? ¿Qué armonía puede haber entre Cristo y Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? …Dijo Dios “Habitaré y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo” Por lo cual salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo impuro” (2 Corintios 6: 14-17)

— Padre, ayúdales a mantenerse puros hasta el matrimonio, así como a su compañero/a.

“Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa esta fuera del cuerpo; pero el que fornica contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual esta en vosotros, el cual habéis recibido de Dios, y que no sois vuestros?, pues habéis sido comprados por precio; glorificad, pues a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1Corintios 6: 18 -20)

— Señor, pon un cerco de protección alrededor de ellos para que no caigan en el mal.

“Por tanto cerraré con espinos su camino, la cercaré con seto y no hallará sus caminos” (Oseas 2:6)

“Cercó mis caminos con piedra labrada, torció mis senderos” (Lamentaciones 3:9)

“Dios es el que me ciñe de fuerzas, quien despeja mi camino” (2 Samuel 22:33)

— Gracias Padre, por tus ángeles que los protegen y guardan.

“Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán para que tu pie no tropiece en piedra” (Salmos 91:11,12)

— Señor, haz que crezcan en sabiduría, estatura y gracias ante tus ojos y los hombres.

“Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y gracia para con Dios y los hombres”. (Lucas 2:52)

— Protege a mis hijos de toda pestilencia y destrucción.

“Él te librará del lazo cazador, de la peste destructora” (Salmos 91:3)

— Mi amado Padre, ayúdales a ser diligentes en todo lo que emprendan.

“Procura con diligencia presentarte ante Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán mas y mas a la impiedad” ( 2 Timoteo 2:15)

— Ayúdales a ser buenos esposos y padres para sus familias.

“Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; …

“He aquí herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto de su vientre. Como saetas en manos del valiente, así son los hijos habidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos, no será avergonzado”. ( Salmo 127:1, 3-5)

— Oh, Jehová, libra a mis hijos de tanta violencia, rodéalos de tus poderosos brazos.

“Viva Jehová, bendita sea mi roca,…me libraste de varón violento” (Salmo: 18:48)

— La Palabra de Dios, nunca volverá vacía. (Isaías 55:11)

— El ser querido debe ser tratado con amor incondicional, mientras a Satanás se afronta con guerra espiritual ( Efectos 6:12)

— Muchos viven vidas derrotadas porque no saben vivir de otra manera. La falta de fe y confianza en Dios, hace que vivan vidas empobrecidas. La ignorancia en esta área lleva al fracaso.

— Una madre casi siempre orienta sus caminos en su hogar.  La revelación mas poderosa para mi fue entender mi identidad con Cristo.  Dios esta listo para cumplir su Palabra, cuando comprueba que uno de sus hijos, aún hoy en estos tiempos, se atreve a creer en Él y en su respuesta.

— Demasiados hijos están imitando y recibiendo adiestramiento de padres que son débiles, llenos de estrés, deprimidos y temerosos. ¡Usted es una amenaza para Satanás! Nosotros hollamos sobre las fuerzas demoníacas usando la Palabra viva y eficaz.

— No haga oraciones manipuladoras. Todas las oraciones tiene efecto, al igual que nuestras palabras.  Permita a Dios ser Dios! Cuando usted permite que el amor de Dios se manifieste a través de usted hacia sus hijos, será el impedimento más grande contra el pecado y la rebelión de su hijo. (Filipenses 4:6-7)

— No hay circunstancia demasiado imposible que Dios no pueda cambiar o transformar.

— ¡La influencia de los padres es para toda la vida! Enseñe a su hijo cómo tratar a su madre, a sus hermanas y a su futura esposa. Todo lo que hubiera querido que hicieran con usted cuando era niño, hágalo con sus hijos. El rechazo de un padre hacia su hija crea patrones inestables para toda su vida.

— ¡Madre! No sea negativa, no grite, no murmure, no hable mal de su prójimo. Ore por discernimiento, por poder, ore fervientemente. Dios esta dispuesto a perdonar y restaurar todo lo que el enemigo le ha robado. Decida cambiar y Dios le ayudará lograr milagros en su familia.

— Tenemos que pedir la ayuda del Espíritu Santo hoy día para lidiar con los problemas de disciplina  de nuestro hijos. Sus oraciones y la guerra espiritual son las llaves que echarán a perder y destruirán las estrategias del enemigo. (2 Corintios 10:5, Isaías 54:17)

— El culparse por el comportamiento de su hijo, no detendrá las obras del diablo en su vida. Deje de mirar el reloj y permita que Dios tome el control de la situación.

— Aprenda a no juzgar a sus hijos. La demostración de amor en actos en todo lo que hagan tendrá un impacto increíble en la vida familiar. Mi esposo y yo estábamos destinados a  seguir transmitiendo a nuestras hijas el mismo estilo de vida y patrones (abuso) de comportamiento que nosotros habíamos experimentado en nuestras propias familias. El reforzar un comportamiento negativo, solo conduce a la rebeldía. El enemigo quiere robar su FE…ésta es su meta primordial. Solo en la presencia de Dios se ganan las batallas! (1 Samuel 17:47)

— Intensifique sus oraciones y demuestre su amor, cuando las cosas parecen empeorar. (Job 22:28)

— Continúe decretando la Palabra de Dios sobre sus hijos y veré en esta vida como se manifiesta en formas milagrosas. Nunca subestime el poder de Dios en su vida que obra en contra de la fortaleza del enemigo. (Isaías 49:25)

— No debemos darnos por vencidos mientras amamos a la persona y odiamos el pecado. ¿Cuándo se rinde una madre?

— En la familia donde se practica el abuso, la familia entera sufre las consecuencias aunque cada miembro no sea una víctima directa del abuso. La raíz debe ser destruida y la mente renovada mediante la Palabra de Dios y la comunión con el Espíritu Santo. Satanás participa directamente en la violencia y los hijos heredan  y transmiten el mismo pecado. (Gálatas 5:1)

“De cierto o digo que si tenéis fe y no dudáis, no solo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte decís: ¡Quítate y arrójate al mar! Será hecho” (Mateo 21:21)

 Libro: “Satanás, mis hijos no son tuyos” (Dra. Iris Delgado, doctorado en Consejería Cristiana de Visión Internacional University. 25 años de Ministerio llevando esperanza a las familias que sufren abuso y otros problemas. Madre de dos hijas. Con su esposo escribió también: “Autoridad para destruir las obras del enemigo”.

Anuncios

50 Maneras de Amar a la Pareja

Descargar el archivo WORD AQUÍ

50 MANERAS DE AMAR A TU PAREJA

 1. Amarse uno mismo primero.

2. Empezar cada día con un abrazo.

3. Servir el desayuno en la cama.

4, Decir “te amo” cada vez que existan diferencias de opinión.

5. Felicitarse por algo a menudo.

6. Apreciar y celebrar las diferencias.

7. Vivir cada día como si fuera el último.

8. Escribir inesperadas cartas de amor.

9. Plantar junto una semilla y alimentarla hasta su madurez.

10. Salir una vez por semana.

11. Mandar flores sin una razón en especial.

12. Aceptar y querer a los parientes y amigos del otro.

13. Hacer cartelitos con la inscripción “te amo” y dejarlos por toda la casa.

14. Detenerse a oler las rosas.

15. Besarse en forma inesperada.

16. Contemplar juntos hermosos atardeceres.

17. Disculparse con sinceridad.

18. Estar dispuesto a perdonar.

19. Recordar el día en que uno se enamoró… y recrearlo.

20. Tomarse de las manos.

21. Decir “te amo” con la mirada.

22. Dejar que el llore en los brazos de uno.

23. Decirle a él que lo comprende.

24. Brindar por el amor y el compromiso.

25. Hacer algo que lo motive.

26. Permitir que el dé indicaciones cuando uno se ha perdido.

27. Reírse de los chistes de él.

28. Apreciar la belleza interior de el.

29. Realizar las tareas  de la otra persona durante un día.

30. Alentar sueños maravillosos.

31. Efectuar una demostración pública de cariño.

32. Enviar mensajes de amor sin la búsqueda de una recompensa.

33. Empezar un diario amoroso y registrar momentos especiales de los dos.

34. Apaciguar el miedo de uno y de otro.

35. Caminar juntos por la playa, descalzos.

36. Pedirle a ella: “casémonos otra vez”.

37. Decir que sí.

38. Respetarse el uno al otro.

39. Ser el más grande admirador de la pareja de cada uno.

40. Dar el amor que nuestra pareja quiere recibir.

41. Dar el amor que uno quiere recibir.

42. Demostrar interés por el trabajo del otro.

43. Trabajar juntos en un mismo proyecto.

44. Construir un fuerte con sábanas.

45. Hamacarse juntos hasta lo más alto que se pueda, a la luz de la luna.

46. Hacer un picnic en casa, en un día de lluvia.

47. Nunca irse a la cama enojados.

48. Poner en primer lugar a nuestra pareja en nuestras oraciones.

49. Darse el beso de las buenas noches.

50. Considerar que Dios los bendice y que los mira con agrado al demostrar su amor el uno con el otro.

Autoconcepto y Autoestima

AUTOCONCEPTO Y AUTOESTIMA

“Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.” San Pablo (Rom.12:3)

Los expertos en el tema de la autoestima identifican a ésta como parte constitutiva del autoconcepto. Este último es definido como “una estructura cognitiva que organiza las experiencias pasadas del individuo, reales o imaginarias, controla el proceso informativo relacionado consigo mismo y ejerce una función de autorregulación” (Tamayo et al., 1993). Esta estructura controla el proceso de recepción de los mensajes provenientes del exterior a la persona, de dos maneras:

1)             Interpretando los acontecimientos como favorables o desfavorables;

2)             Filtrando las informaciones para aceptar solo aquellas que son consistentes con la imagen contenida en el autoconcepto.

Por ejemplo, Sofía alimentaba un autoconcepto disfuncional, de creerse incapaz, inadecuada, de ser portadora de un desajuste severo de la realidad, aunque era perfectamente normal. Por lo tanto, aún cuando procediese correctamente y en forma sensata, le quedaba la duda si estaría bien y, por supuesto, cuando cometía algún error confirmaba su teoría de ser alguien perturbada.

El autoconcepto posee tres componentes básicos, uno de carácter evaluativo, otro de tipo cognitivo y, el último, de índole conductual. El primero es la autoestima, la capacidad para evaluarse a sí mismo y conocer el propio valor. El componente cognitivo se refiere a la percepción de las características y habilidades que el sujeto posee y que desea poseer. En tanto, el tercero, el componente conductual, es la capacidad de autorepresentar la imagen positiva que uno tiene de sí mismo. A nosotros nos interesa específicamente la autoestima. Como dijimos es la función de verse en forma positiva o negativa y, por lo tanto, la disposición para aceptarse a sí mismo y tenerse confianza o desconfianza. Hay personas que se creen buenas (alta autoestima) y otras se creen malas (baja autoestima), pero también se pueden creer excesivamente buenos, mucho mejor que la mayoría de la gente. ¿Es esta la mejor medida de autoestima? No. Una idea inflada o exacerbada de los valores propios, no habla de alta estima, sino de un mecanismo reactivo o sobredimensionado a la baja autoestima, una forma de tapar las insuficiencias.

La autoestima es el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser, de quienes somos nosotros, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran nuestra personalidad. Esta se aprende, cambia y la podemos mejorar. Es a partir de los 5 o 6 años cuando empezamos a formarnos un concepto de cómo nos ven nuestros mayores (padres, maestros), compañeros, amigos, etcétera y a partir de estas atribuciones y las experiencias personales se va construyendo el autoconcepto y la propia evaluación.

Es de destacar que la autoestima juega un rol significativo en la calidad de vida y en el desarrollo de la historia personal. El nivel de la autoestima es responsable de muchos fracasos y éxitos, ya que una autoestima adecuada, vinculada a un concepto positivo de sí mismo, potenciara las capacidades personales para desarrollar las habilidades y aumentar el nivel de confianza y seguridad, mientras que una autoestima baja puede encauzar a la persona hacia la derrota y el fracaso.

Dr. Mario Pereyra, tomado de www.mpereyra.com