Archivo de la etiqueta: mipes

Lección 06: “Evangelización y testificación personales”

Descargar la Lección 06 de Adultos en PDF AQUÍ

Descargar la Lección 06 de Maestros en PDF AQUÍ

Descargar la Lección 06 de Jóvenes en PDF AQUÍ

Anuncios

“Actividades posteriores a la testificacion” – Capítulo 05 del Libro Complementario

Descargar el Capítulo 05 del Libro Complementario en PDF AQUÍ

“Todo creyente es un ministro” – Capítulo 02 del Libro Complementario de la Escuela Sabática

Descargar el Capítulo 02 del Libro Complementario en PDF AQUÍ

El Arte de Dar Estudios Bíblicos II

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

EL ARTE DE DAR ESTUDIOS BÍBLICOS II

Estructura del Estudio Bíblico

El saludo: Debe ser corto, cálido, amable. Se debe elogiar a la persona por alguna cualidad que se observe. Se debe hacer notar que:

  • Tenemos poco tiempo, pero todo el necesario.
  • Estamos haciendo algo muy importante.
  • Y eso importante es estudiarla Biblia.

El punto de contacto: En esta etapa en vez de estudiar nos dedicaremos a amar a la persona. Mostraremos interés en lo que hace o dice.

Debemos acariciar el corazón. Recordar nombres y detalles.

Escuchar con mucha atención.

Al ser humano le impresionan los éxitos y los fracasos.

Llevar la conversación de cosas a sentimientos.

La introducción: En esta etapa se debe recordar las tres “I”:

  • Despertar el INTERÉS (primo de la curiosidad)
  • Demostrarla IMPORTANCIA(el beneficio)
  • INDICAR el camino a seguir.

El desarrollo: Debe ser de acuerdo al plan trazado anteriormente.

Se debe recapitular constantemente.

Se debe ir tomando pequeñas decisiones.

Se debe ilustrar el tema con cosas conocidas.

La conclusión: Debe tener por lo menos cinco partes:

  • Resumen General (de acuerdo al plan trazado).
  • Preguntas o dudas (preparamos para la decisión)
  • Decisión (la parte esencial del estudio)
  • Oración (sobre la decisión y la persona)
  • Despedida (coordinar sobre la siguiente visita y anticipar el tema)

Antes, Durante y Después del Estudio Bíblico

Antes del Estudio:

  • Asegúrese que la apariencia personal cause buena impresión. (Eres un discípulo de Cristo)
  • Busque un compañero. Es bueno ir de dos en dos. Criterio.
  • Prepare bien el tema. ¿De qué va a hablar? ¿Cuál es el propósito del estudio?
  • Prepare material ilustrativo
  • Antes de salir rumbo al estudio bíblico ore al Señor y pídale su Santo Espíritu.
  • Sea puntual, llegue a la hora convenida.
  • Sea sociable, positivo y respetuoso. Mantenga siempre una sonrisa.
  • Al llegar al hogar, salude brevemente y haga unos pocos comentarios (punto de contacto) luego dedíquese a su misión: presentar a Jesús yla Verdada través del Estudio Bíblico.
  • Elija un buen lugar para estudiarla Biblia.Puedeser la sala o en comedor de la casa.
  • Invite a todos los presentes a participar del estudio. Esto es muy importante para situaciones futuras.
  • Recuerde que el estudio no debe durar más de treinta minutos.
  • Evite cultivar intereses personales de cualquier tipo.

Durante el Estudio:

  • Todos los estudiantes deben tenerla Bibliaen sus manos.
  • Comience con una oración y pida la conducción de Dios.
  • Haga un breve repaso de la lección anterior.
  • Invite a participar a los presentes en la lectura de las preguntas de la lección y en la repuesta leyendola Biblia(no corrija en el momento si se equivocan)
  • Sea reverente al usarla Biblia.
  • Anuncie con claridad y lentitud primero el Testamento (AT-NT), luego el libro, después el capítulo y por último el versículo donde está la respuesta.
  • En lo posible use un texto bíblico para dar respuesta a las preguntas.
  • Diríjase a los estudiantes por nombre durante el estudio.
  • Como instructor haga leer el texto al catecúmeno y luego usted ponga énfasis en las palabras claves.
  • No se  salga del tema. Presente un solo tema en cada ocasión. No se desvíe del tema.
  • Presente el estudio con claridad, autoridad y convicción. “El evangelio no ha de  ser presentado como  una teoría sin vida sino como una fuerza viva para cambiar la vida”  DTG 766
  • Enseñe con entusiasmo contagioso.
  • Cristo debe ser el centro de cada estudio.
  • Hable poco y deje quela Bibliaconvenza.
  • El objetivo primordial no es solo terminar el curso sino guiar las personas a Cristo y la verdad.
  • Recuerde siempre que antes de terminar cada lección debe hacer un llamado a aceptar lo estudiado.
  • Enfatice a su alumno la importancia de poner en práctica lo aprendido.
  • Termine con una corta oración rogando a Dios fuerzas para actuar de acuerdo a su voluntad.

Después del Estudio:

  • Anuncie el próximo tema a estudiar y recuerde el día y la hora del nuevo  encuentro.
  • Salga del hogar lo más pronto posible y  deje de esta manera que el Espíritu Santo impresione la conciencia conla Palabrade Dios.
  • Recuerde que el motivo de la visita es presentar a Jesús y la verdad, por lo tanto no acepte (con tacto) ofertas de almuerzo o cena, etc., porque puede ser un compromiso en visitas futuras.
  • Interceda por sus candidatos ante Dios en toda ocasión, orando y orando por ellos.  
  • Planifique la próxima visita con oración y buena preparación y llegue puntualmente a la misma.
  • No piense en el fracaso, junto a usted esta Uno que no conoce el fracaso. “Nunca hemos de pensar en el fracaso. Hemos de cooperar con Uno que no conoce el fracaso” LPGM, 331

Reglas para sacar decisiones

  • El instructor debe tener el espíritu y el poder del mensaje en su propio corazón.
  • Conquistar la confianza y la simpatía de las personas
  • Presentar el mensaje con convicción
  • Exponer en cada estudio a Cristo como refugio del alma
  • Interceder ante el Señor por las almas y El nos las concederá.
  • Conseguir una entrega total a Cristo antes de entrar en temas doctrinales
  • Hacer llamados directos y personales
  • Tomar decisiones desde el primer estudio.
  • Comparta su experiencia personal cuando se decidió por Cristo.
  • Confrontar a las personas con la realidad futura.
  • Cuidar que la decisión signifique unión  con Cristo más que unión con la iglesia.

El Arte de dar Estudios Bíblicos

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

EL ARTE DE DAR ESTUDIOS BÍBLICOS

“El que llega a ser hijo de Dios ha de considerarse como un eslabón de la cadena tendida para salvar al mundo.  Debe considerarse uno con Cristo en su plan de misericordia y salir con él a buscar y salvar a los perdidos. Todos pueden encontrar algo que hacer. Nadie debe figurarse que para él no hay sitio en que trabajar por Cristo.  El salvador se identifica con cada hijo de la humanidad. Los que se unieron al Señor y prometieron  servirle están obligados a participar con el en la grande y magnífica obra de salvar almas.” SC, 16

“Dios espera un servicio personal de cada uno de aquellos a quienes ha confiado el conocimiento de la verdad en este tiempo. Todos pueden ser misioneros en su propio ambiente para sus familias y sus vecindarios.” SC, 141.

El Instructor Bíblico

Es Continuador del Ministerio Mesiánico: “Al ordenar a los doce Jesús dio el primer paso en la organización de la Iglesia de Jerusalén que después de su partida habría de continuar su obra en la tierra” SC 94

Participa de un Proceso de Transformación: “La mayor obra a la cual  puedan aspirar los seres humanos es la de convertir en santos a los pecadores”  MC, 310

Imita el Método de Jesús: “La obra de Cristo se componía mayormente de entrevistas personales.  El manifestaba una fiel consideración hacia el auditorio de una sola alma; y esa única alma ha  llevado a millares a la comprensión recibida” Ev, 325

Desarrolla un Carácter como el de Cristo “Dios podría haber alcanzado su objetivo de salvar a los perdidos sin nuestra ayuda pero a fin de que podamos desarrollar un carácter como el de Cristo se nos ha dado la bendición de participar en la proclamación del mensaje de Dios”  DTG, 116

Trabaja en Equipo con el Cielo: “Ángeles de Dios lo acompañarán cuando  vaya a las residencias de aquellos que visita”  9 T, 41

Preparación del Instructor Bíblico

         1.        Preparación espiritual: Consagración, humildad, depender completamente de Dios. Ministerio de la reconciliación.

         2.        Preparación Intelectual: Conocimiento dela Biblia, conocimiento de la mente humana. Tipos de comportamientos. Prepararse.

         3.        Preparación mental: Adaptabilidad, perseverancia, sentido común.

         4.        Aspecto personal: Adecuado al medio, aseado y sencillo.

         5.        Actitud emocional: Desear la salvación de las personas. Amar profundamente a las personas.

 El Arte de Dar Estudios Bíblicos:

“El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen divino” SC, 176

¿Qué es un estudio bíblico?

  • Es Abrirla Bibliaante las personas y presentar las grandes verdades de la salvación.
  • Es enseñar a la gente a conocer a Jesús, obedecer sus enseñanzas y ser sus discípulos.
  • Es conducir a las personas y familias a Cristo y la verdad y no meramente a terminar el curso.
  • Es instruir religiosamente mediante el método de preguntas y respuestas    (Método deductivo).

Partes del Estudio Bíblico

Introducción: Se enuncia el propósito. Se despierta el interés, se introduce el tema, se anuncia el título de la lección. Se proporciona el beneficio que tendrá al terminar la lección. Se crea un ambiente a través de la oración.

Desarrollo: No debe ser muy extenso ni muy corto. Debe tener una lógica progresiva. Debe llevar a un fin. Se puede usar ilustraciones o materiales didácticos. Debe ser participativo.

Conclusión: Debe ser breve y enfatizar los puntos principales de la lección. Se hace una invitación y un llamado a aceptar la verdad aprendida y a ponerla en práctica. Se termina con una oración por la decisión tomada.

Reglas o Leyes Generales

  1. Regla del Criterio-guía: La primera regla del estudio bíblico es que NO HAY REGLA FIJA. Puede variar por la religión anterior del estudiante, por el interés mostrado, por el nivel cultural, por el estilo de vida, por el tipo de personalidad, etc.
  2. Regla de la Adaptabilidad: Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos… Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. (1 Corintios. 9:20, 22).
  3. Regla del Ser y no solo Conocer: El estudio bíblico no es tanto para que la persona sepa como para que la persona sea. El blanco es el corazón y la mente. “Es necesario nacer de nuevo…”
  4. Regla de la satisfacción: Todo ser humano tiene en especial dos características: Necesita ser amada y es egoísta. El estudio bíblico debe ser dirigido hacia satisfacer esas dos necesidades.

Capacitación para las Comisiones de Evangelismo

Descargar el archivo WORD AQUÍ

CAPACITACIÓN DE COMISIONES DE EVANGELISMO

MAESTROS DE CEREMONIA

Deben estar presentables, bien vestidos y arreglados.

Pararse al frente con ánimos. Aunque debe evitar demasiada efusividad y ser apagado. Busque el equilibrio.

Siempre sonreír, tratar a todos con cortesía.

Use palabras sencillas, pero profundas.

Explique lo beneficioso que será haber llegado a ese lugar, y lo contentos que se sienten con la presencia de cada uno de los asistentes.

No utilizar lenguaje denominacional, como “los feligreses”, “la pluma inspirada”, “el espíritu de profecía”, “estamos en una semana de cosecha”, “ganar almas para Cristo”, etc.

Nunca diga:                           

Vamos a conocer a nuestras visitas

Póngase de pie las visitas

Cuántos aquí no son adventistas

Quién de aquí no es de la iglesia

Levante la mano quién no es adventista

Diga:

Estamos felices con la presencia de nuestros amigos.

Con alegría anunciamos en nuestro medio la presencia de amigos que nos visitan por primera vez.

DIRECTORES DE CANTO

Sonreír mientras se dirige el canto.

Dirigir con mucho ánimo.

Hacer una introducción al canto.

Mirar a las personas, eso hace que presten atención a la letra.

No improvisar

Se debe aprender bien la letra de las canciones.

Hable solo cuando sea necesario.

No haga muecas o ademanes que llamen la atención del público al director de canto y no a la música que se está entonando.

RECEPCIÓN

Se recomienda que deban estar uniformadas o con algo que las distinga de las demás.

Mostrar siempre una sonrisa y amor por las personas. Sean cariñosas.

Recuerden que son candidatos al reino de los cielos y que son hijos de Dios.

Pregunte amablemente su nombre y depuse de tener el nombre pregunte su dirección.

Invitar a un(a) ujier que las dirija a sus asientos los cuales deben ser los preferenciales, adelante si fuera preciso.

Que los ujieres los hagan sentar al lado de algún hermano que tenga Biblia, para que la ayude a ubicarse cuando sea necesario.

No ofrezca un beso en la mejilla si la persona no se lo ofrece primero.

Tenga al día, actualizado, los nombres de los asistentes en la semana.

Apunte claramente las direcciones, pidiendo referencia si fuere necesario.

Características de una buena recepcionista

  • Alegre
  • Comunicativa
  • Puntual
  • Responsable
  • Cristiana
  • Con espíritu misionero
  • Tener tacto
  • Ser cortés
  • Ser amable
  • Tener buena presencia
  • Tener iniciativa 

MINISTERIO DE ORACIÓN

Orar continuamente durante todo el mensaje.

Delegar a personas con anticipación para la oración. No improvisar.

Buscar un lugar apropiado, que no interrumpa la predicación.

Luego de acabar la predicación realizar reuniones de oración, para pedir por las personas asistentes.

Pedir la lista de personas nuevas a la secretaria de recepción.

Repartirse los nombres entre cada hermana del ministerio de oración intercesora y orar continuamente por ellos.

El Sacerdocio Universal

Descargar el archivo WORD AQUÍ

EL SACERDOCIO UNIVERSAL

Cada creyente un misionero

La orden de Jesús, “Id…”, no fue dada a un segmento del pueblo de Dios sino a todo creyente.

La distinción entre laicos y clérigos no es bíblica.

Ambas palabras, clero y laico, indican que el ministerio fue dado a cada miembro del cuerpo de Cristo.

Clero:

Col 1:12 “con gozo, dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia (klerou) de los santos en luz”

Rom 8:17 “y si hijos, también herederos (kleronómoi)… herederos (kleronómoi) de Dios”.

Laico:

Mat 1:21 “y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo (laós) de sus pecados”.

1 Ped 2:9 “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo (laós) adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquél que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”.

Por lo tanto, TODO CREYENTE ES UN MINISTRO

Es verdad que algunos son llamados a una “determinada clase de servicio” (HAp 134), tales como diáconos, ancianos y pastores, luego de la imposición de manos. Sin embargo, estos “pastores (dirigentes) no deben hacer la obra que pertenece a la iglesia, cansándose ellos mismos, e impidiendo que otros desempeñen su deber. Deben enseñar a los miembros a trabajar en la iglesia y la comunidad”, (SC 88)

“cada verdadero discípulo nace en el reino de Dios como misionero” (DTG 166)

EL PLAN DE DIOS

Lee cuidadosamente 2 Cor 5:17-6:2

Todos hemos recibido el “ministerio de la reconciliación” y “somos embajadores de Cristo”

“Cualquier vocación de uno en la vida, su primer interés debe ser ganar almas para Cristo”. (DTG 761)

Resumen

  1. Nosotros, todos nos unimos a Dios para llenar la tierra con su gloria. “Tan cierto como hay un lugar preparado para nosotros en las mansiones celestiales, hay un lugar designado en la tierra, donde hemos de trabajar para Dios” (PVGM 297)
  2. Todos tenemos la misión de salvar almas. “Todo cristiano debe ser un misionero” (MC 71)
  3. Todo creyente tiene la autoridad de Cristo para realizar su ministerio.
  4. El plan de Dios es llegar con el evangelio a todo ser humano en la tierra.
  5. Los métodos para cumplir esta misión divina son: compartir el evangelio, haciendo discípulos, asimilando a la gente a grupos de acción y enseñándoles a su vez a formar nuevos discípulos.

Sociedad con el Espíritu

(Hech 5:32; 14:3; 16:14) “Cuando el poder divino se combine con el esfuerzo humano, la obra se propagará como fuego en el rastrojo” (1 MS 118)

Adiestramiento para el ministerio

Hech 19:9 (cf. 11:26; 20:16) “Muchos trabajarían con gusto si se les enseñara cómo empezar. Necesitan ser instruidos y alentados. Cada iglesia debe ser una escuela práctica para obreros cristianos”. (SC 75).