Archivo de la etiqueta: mision caleb

Manual del Proyecto Misión Caleb 2012 – UPN

Descargar el Manual del Proyecto Misión Caleb 2012 UPN en PDF AQUÍ

Indicaciones para Proyecto Caleb “La Gran Esperanza”

Descargar las Indicaciones del Proyecto Caleb “La Gran Esperanza” en PPT AQUÍ

Modelo de Autorización para Menores de edad

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

Predicador Caleb

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

 PREDICADOR CALEB

 CONSEJOS PRÁCTICOS EN EL PÚLPITO

 Cada predicador, necesita preguntarse en cada sermón: ¿Qué me propongo hacer con esta lección que voy a presentar? ¿Cuál es mi meta? porque para que el orador llegue a un feliz término con su mensaje, es necesario que haya preparado bien y domine la estructura como el contenido de su discurso.

El orador necesita conocer bien la naturaleza de su discurso. Por ejemplo un discurso puede servir par (1) Informar. Este tipo de mensaje tiene como meta comunicar un conocimiento. Por lo general se da nueva información, o se amplía o se aclara vieja información. El sermón puede servir también para (2) Convencer. Aquí la idea es cambiar la manera de pensar de las personas, cuyas opiniones sean distintas a las del orador.

Además el discurso puede tener como objeto (3) Persuadir. En este caso la audiencia ya tiene una idea de la que habla el orador. Ahora él (orador) crea un ambiente de motivación para la acción. Es decir que persuade a poner en práctica el conocimiento. En realidad muchos mensajes combinan dos o los tres de estos aspectos. Según las necesidades. O sea que es común combinar la didáctica con el convencimiento y la persuasión.

 EL CAMPO DE LAS NECESIDADES

 Muchas personas asisten a las reuniones de la iglesia en busca de la solución a problema que no pueden hallar en los otros círculos en que se desenvuelven. Creen que el único remedio a sus perplejidades más profundas se encuentra en la religión. Estas necesidades deben motivar al orador cristiano a preparar mejor sus sermones, ofreciendo un mensaje que ayude a aliviar las necesidades espirituales de sus oyentes. El sermón debe, a su vez, contribuir a fortalecer y estimular sus aspiraciones.

El conocimiento del campo requiere que el ministro esté familiarizado con el estilo de vida, con las costumbres, con las ideas que caracterizan a la gente de su comunidad. En cuanto a la congregación, el predicador tiene que tener una información precisa sobre (1) el nivel intelectual de la gente con quien trabaja; el (2) nivel social y económico, el (3) nivel espiritual, incluyendo el conocimiento bíblico. Aunque parezca algo secundario, aun las edades son importantes: ¿Son la mayoría adultos?, ¿Jóvenes? ¿Viejos?

El conocimiento del campo, es importante porque el predicador sabrá cuales son las necesidades más apremiantes de la grey. Sus discursos estará diseñados a enseñar y orientar individual y colectivamente, confrontando problemas personales y familiares. Si los hermanos son débiles en la fe o poco instruidos, será necesario elevar su conocimiento bíblico (dándoles el alimento espiritual).

El orador sabrá qué nivel de lenguaje es más apropiado a la compresión de su audiencia, según su cultura. El orador tendrá también la capacidad de responder a preguntas reales y vitales. No estará respondiendo preguntas que nadie hace.

 PREPARACIÓN PERSONAL DEL ORADOR

 Aunque la oración y la meditación personal es algo obvio para el ministro, quiero hacer una breve reafirmación. El predicador debe recordar que él tiene una gran responsabilidad en cuanto a las almas. Si usted duda del valor de las almas humanas, piense en la suya. ¿Cómo la ve? Por tanto, cuando el predicador se prepara a sí mismo, lo hace espiritualmente a la vez que intelectualmente.

 El predicador tiene que orar para que Dios le dé sabiduría y un espíritu de convencimiento se la verdad. De igual manera es esencial que ore por la audiencia, por aquellos que han de ser los receptores del mensaje. Estas cosas están resumidas en 1Tim. 4:13-16.

 LA DISPOSICIÓN EMOCIONAL DEL PREDICADOR

 La disposición emocional del predicador es un factor vital en la eficacia de la predicación. Vamos a dar el ejemplo del predicador pesimista. Este será el portador de malas noticias para los oyentes. Reflejará sus frustraciones en cuanto a sí mismo y en cuanto al mundo. Será un hombre decepcionado y temeroso que traerá a la mente de la gente todas las calamidades que ocurren en nuestro tiempo. Será el que expresa todos los males del mundo, pero sin dar soluciones que traigan esperanza a sus oyentes.

Por contraste tenemos al predicador optimista. Este será el que crea que aun en medio de las tinieblas de maldad puede brillar la luz de la esperanza que Dios da a los que le buscan. Aunque el pecado contamine a la humanidad, aún habrá justos. La santidad no es una quimera. Es una aspiración de todo aquel que quiera honrar a Dios. En suma, el predicador optimista es el que predica la vida abundante, el ancla de fe en medio de esta tormentosa vida.

 EL TEMPERAMENTO DEL ORADOR

 En cuanto al temperamento del predicador, vamos a decir que hay dos tipos: (1) El temperamento intelectual, que pertenece al hombre educado, cuyo interés son los libros y no la gente. Sus sermones se caracterizarán por el énfasis en el orden y la personalidad. Preferirá las materias argumentativas. Tratará de explicar los problemas de la vida en una manera filosófica. Sus discursos será modelos de piezas literarias, con alusiones a autoridades famosas. Si el orador se excede de esta manera de predicar, sus sermones alcanzaran a sólo una pequeña parte de la audiencia.

Por otro lado tenemos el (2) temperamento emocional, que apela al corazón con sus sermones. Este es el mensaje de tipo persuasivo, por el cual el orador se excita desmedidamente a sí mismo y excita fuertemente los ánimos de la audiencia. Su sermón carecerá de estructura y formalidad. Y si se sobrepasa, su presentación será más sensacionalismo y exhibicionismo que entendimiento. A la larga este estilo tampoco alcanza a todo tipo de audiencia. Hay quienes se resienten ante la emotividad excesiva.

Entonces, ¿cómo debe ser el predicador? Es difícil ser intelectual y emocional al mismo tiempo. Lo ideal es que el orador cristiano alcance un equilibrio entre dos temperamento. El predicador debe ser lo suficiente hábil como para saber cuándo es más necesario persuadir que educar. Lo importante es que el sermón se adapte a la circunstancias. 

LA CONVICCIÓN PERSONAL DEL ORADOR

Por último es necesario recalcar que muchas personas que asisten a las reuniones de la iglesia para escuchar un sermón, no quieren oír algo nuevo, sino que anhelan esclarecer sus dudas sobre aspectos doctrinales o de otra índole. Ante esto el orador tiene que ser de fuerte convicción. Es decir que el orador debe tener como meta afirmar la verdad y no ponerla en duda. El predicador no deberá exponer en el púlpito sus dudas, porque las dudas traerán confusión y división en la iglesia en vez de iluminación espiritual. Es esencial, pues, que el predicador sea firme y resuelto en sus enseñanzas.

 RECOMENDACIONES FINALES.

 1. No hacer muchas bromas. Unas referencias humorísticas en determinados casos son útiles para “romper el hielo” o relajar un poco a la audiencia. Sin embargo, cuando se abusa de este recurso, las bromas más bien distraen a la gente y se pierden la seriedad del discurso.

2. No ser escandaloso. El orador no debe ser ruidoso, ni con su voz (gritos) ni con sus gestos, ni movimientos. En cuanto a su voz, ésta debe ser lo más moderada posible (y agradable) y de volumen adecuando al local y el número de la audiencia. Además el orador no debe ser exagerado en sus movimientos, al grado de convertirse en un espectáculo sensacionalista. Esto también puede distraer a la audiencia. En vez de poner atención al mensaje de Dios, la gente pondrá su atención en el hombre.

3. Brevedad. La máxima capacidad de escucha (atención) de la audiencia es de 20 y 40 minutos. Después de este tiempo, generalmente la audiencia pierde interés, se cansa o se distrae fácilmente. Si el orador es incapaz de comunicar su mensaje en una media de 30 minutos, aunque cuente con 3 horas más, no tendrá mayor éxito

 CONCLUSIÓN:

El predicador en el púlpito, proclama la palabra de Dios por mandato divino. Los mensajes deben buscar el interés y la transformación con la finalidad de Salvación. Por esto debe ser hombre convertido, debe haber descubierto su vocación ministerial y aún amar profundamente a los perdidos. Sin olvidar que el ministerio conlleva a la Cruz.

Por otra parte debe ser capaz de comunicar el mensaje de la Biblia, a su vez informar, convencer y persuadir a la audiencia, siendo capaz de seleccionar los temas que sean importante y necesario.

El predicador no puede perder de vista que todo debe ser puesto antes en oración. Ser optimista y no pesimista es lo que le conviene a la audiencia. Tomar un temperamento medio, ni intelectual ni emocional, buscando a su vez trasmitir un espíritu de convicción y nunca de duda respecto de la verdad. No usar en el púlpito demasiadas bromas ni tampoco ser muy escandaloso (en el tono de la voz), siendo capaz de presentar su sermón en un tiempo prudente para que sea efectivo a la audiencia. Y por su puesto nunca avergonzarse del evangelio “…porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree;…” (Rom. 1:16)

Recepción y Secretaría

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

Maestro de Ceremonia y Director de Canto

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

Coordinador General del Equipo Caleb

Descargar el archivo en WORD AQUÍ

Capacitación para predicadores

Descargar el archivo AQUÍ

CAPACITACIÓN PARA PREDICADORES

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN PREDICADOR

  • o Hombre de oración. De la oración se consigue acercarse a Dios.
  • o Lee mucho la Biblia. Si no se conoce no se puede enseñar.
  • o Vive lo que predica. Su mayor prédica es con el ejemplo, sino entra en descrédito.
  • o Visita, consuela, anima. De sus visitas extrae casos para ilustraciones.
  • o Humilde, sencillo, prudente. Sabe decir las cosas en el momento correcto y de la manera correcta.
  • o Apariencia personal. No aparezca con ropas maltratadas y desalineadas, corbata fuera de lugar, barba crecida, zapatos sucios, cabellos caídos sobre la frente, etc.
  • o Sonría. El orador que inicia saludando al auditorio y sonriendo, está ya con media victoria ganada.

IDEAS PARA EL PREDICADOR

  • o Movimiento de las manos: Expresan emociones e indican estados de ánimo.
  • o Naturalidad: Dan a entender la veracidad de las expresiones.
  • o Evaluación: Pida a alguien que le comente sus errores y corríjalos.
  • o Estilo: Use su propio estilo, no copie a los demás.
  • o Preparación: Haga sus bosquejos y estúdielos bien. Le ayudará a ubicarse durante el mensaje.
  • o Informaciones importantes: Lleve a la persona a comprometerse con el tema. Observe sus ojos. Todo sermón debe terminar con un llamado a la acción.
  • o Exprese los beneficios de su tema para el oyente.
  • o Involucre al auditorio: utilice las palabras “nosotros”, “usted y yo”, etc
  • o Música para el llamado: debe ser moderada y en su tiempo. Coordinar con el responsable del equipo de música.

CÓMO PERDER EL NERVIOSISMO

  • o Al principio no mire a los ojos de las personas fijamente.
  • o Exprese sus ideas como si solo tuviera un oyente.
  • o Estudie bien su tema y practique frente al espejo.
  • o Tenga siempre a mano su bosquejo. Le servirá para guiarse durante el mensaje.
  • o Bastante oración. Recuerde que es la obra de Dios.
  • o Coloque un pie delante de otro y/o camine de un lado para otro lentamente.
  • o Vocalice bien las palabras.
  • o Gane la confianza del público con ilustraciones. 

OTROS CONSEJOS

  • o Comience relatando una historia, de manera natural y tranquila, sin gritar. No se aparte del tema.
  • o Tenga las ideas claras y definidas en su mente. Haga notas breves en pequeños papeles. No lea todo el sermón.
  • o Evite pedir que se guarde silencio. Éste debe ser impuesto por la calidad y el contenido del mensaje.
  • o Use palabras simples. Cada palabra debe ser pronunciada distintamente, sin prisa y con la entonación correcta de la voz.
  • o Adapte su lenguaje al nivel del público. No confunda lenguaje sencillo con lenguaje vulgar.
  • o Dirija siempre su discurso al nivel del interés de las personas a quienes está hablando.
  • o Adopte una posición firme y erguida, pero no rígida. No se mueva demasiado y sin sentido
  • o No se eche sobre el púlpito.
  • o Elimine las interferencias físicas a tiempo (micrófonos que no funcionan, instalación de los equipos durante la predicación, incomodidad, mala iluminación, pasarse de la hora, etc.)

 RESUMEN: CÓMO PREDICAR

Lo que debe hacer:

  • o Comience con calma
  • o Hable con claridad
  • o Emplee frases cortas y bien claras
  • o Evite la monotonía
  • o Camine en la plataforma con la debida dignidad
  • o Fije los ojos en los oyentes, aunque no solo en uno
  • o Cuando diga un texto bíblico, cite primero el libro, después el capítulo y por último el versículo.

Lo que no debe hacer:

  • o No se elogie a sí mismo.
  • o No se aparte del tema.
  • o No canse a los oyentes con sermones largos.
  • o No coloque las manos en el bolsillo del pantalón ni del saco.
  • o No clave os ojos en el suelo, ni en el techo, ni tampoco en algún oyente en particular.
  • o No extender el dedo índice en forma acusadora.
  • o No usar puños cerrados.
  • o No abotonar y desabotonar el saco.
  • o No estar mirando en cada momento el reloj.

 PR. EDUARDO BAILÓN

Detalles del Proyecto “Misión Caleb 3.0”

Descargar el archivo AQUÍ

PROYECTO MISIÓN CALEB 3.0

I.             DATOS GENERALES DEL PROYECTO

  1. Nombre: “Misión Caleb 3.0”
  2. Lema: Llevando Esperanza.
  3. Fecha: 16-26 de Febrero del 2011.
  4. Meta: 1670 equipos Calebs (cada equipo de 6 jóvenes, líderes JA o her­manos mayores de 18 años).
  5. Total de participantes: 10 000
  6. Lugares:
  • Caleb de avanzada: Jóvenes que salen a predicar el evangelio en el territorio de la Asociación Nor Pacífico del Perú.
  • Caleb de esperanza: Jóvenes que se quedan a predicar el evangelio en su propio distrito misionero, en un proyecto local.

 

II.            Nombre del Proyecto: Misión Caleb

A.      MISIÓN:

Porque tiene que ver con una tarea, con una responsabilidad, con una meta a alcanzar.

Los jóvenes fueron creados para cumplir una misión (Mateo 28-19-20), es decir salvar a la humanidad que perece en el pecado.

B.      CALEB

En la Biblia encontramos la vida de hombres y mujeres que dejaron una marca imborrable en su generación. Tal es el caso de Caleb hijo de Jefone. (Números 14:6)

Creo que No existe otro nombre más apropiado para este proyecto que el nombre de Caleb. Aquí algunas razones fundamentales.

  1. Era un hombre extraordinariamente fiel a Jehová su Dios. Josué 14:6-9.
  2. Poseía un espíritu diferente, es decir actitud diferente. Miraba las murallas y los gigantes con los ojos de la fe. (Números 14:24)
  3. Fue un guerrero incansable, manifestó fortaleza en todo momento. (Josué 14:11)
  4. Fue un hombre con coraje y valentía; conquistó los lugares que tenían muchos desafíos, es decir la tierra de los gigantes. (Josué 14:12; 15:14)

Podría seguir enumerando su lealtad, su perseverancia, su firmeza, su disponibilidad, su carácter, etc.

Pregunto ¿Acaso no son estas virtudes características innatas en la juventud de nuestra iglesia?

¡A los jóvenes les gustan los desafíos! ¡Una bandera para defender! En todos los acontecimientos históricos, siempre hubo una motivación, una causa. Una bandera que era levantada en el aire y llevada a la victoria.

En tal sentido “Misión Caleb”, nos ofrece una bandera, un estandarte para la juventud que es una parte importantísima en la iglesia.

III.           Lema: “Llevando Esperanza”

Porque la esperanza es la esencia de nuestro mensaje, es la identidad de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y es necesidad de la sociedad actual.

IV.          Objetivos del Proyecto

A.    OBJETIVO GENERAL

Integrar a la juventud de nuestra iglesia en la testificación y la conquista de nuevos territorios para Cristo.

B.    OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  1. Incentivar el voluntariado y desafiar a la juventud a involucrarse en la conquista de nuevos territorios dentro del programa de misión global.
  2. Entrenar a los jóvenes en evangelismo integrado y los frentes misioneros.
  3. Fortalecer la vida espiritual de las iglesias, congregaciones y grupos pequeños del territorio que se visita.
  4. Realizar proyectos comunitarios para darle visibilidad a la Iglesia Adventista del Séptimo Día.
  5. Sensibilizar a la juventud a tener compromiso misionero en sus respectivas iglesias.

V.           Descripción del Proyecto

Proyecto “Misión Caleb” es un programa de voluntariado, servicio social y testificación, que desafía a los jóvenes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día a dedicar sus vacaciones para hacer evangelismo, en lugares donde No hay presencia adventista, fortalecer las congregaciones pequeñas y conquis­tar nuevas personas para el reino de Dios.

Importante:

Este esfuerzo evangelístico, en donde los jóvenes son protagonistas, se reali­za en equipos misioneros. Cada equipo está conformado por 6 personas, con­virtiéndose en 3 parejas misioneras para la visitación y los estudios bíblicos.

Estas 6 personas trabajan juntas en los proyectos comunitarios, en la visita­ción y en el centro de predicación.

Cada ciudad puede contar con uno o más equipos.de acuerdo a los lugares establecidos por el distrito o la iglesia local.

Generalmente cada distrito misionero recibe entre 5 a 10 equipos.

CITAS DEL ESPÍRITU DE PROFECÍA QUE HABLAN SOBRE
LA NECESIDAD DE TENER JÓVENES
CON EL CORAJE DE CALEB

Hacen falta Calebs que se apresuren a pasar al frente…Cuando el pueblo
egoísta, amante de lo fácil, presa de pánico, temeroso de altos gigantes y de muros inaccesibles, clame por la retirada, que la voz de los Calebs se escuche, aun cuando los cobardes permanezcan con sus piedras en las manos,
listos a derribarlos por su fiel testimonio“.
(Testimonios Tomo 5 págs. 378-383).

Mientras los que dudan hablan de imposibilidades, mientras tiemblan ante el pensamiento de altos muros y fuertes gigantes, que los fieles Calebs, que tienen “otro espíritu”, pasen al frente”.
(Testimonios Tomo 5 pág. 380).

Se llama a los fieles Calebs en un momento cuando los incrédulos
desprecian la palabra de Dios“.
(Mensajes Selectos, Tomo 2, pág. 423).

 

DETALLES DEL PROYECTO

1. Inscripción

La inscripción para participar y recibir los materiales es voluntaria y con un costo mínimo de S/. 15.00 (quince nuevos soles) para el participante.

Importante: (Diez soles quedará en el campo para cubrir gastos de materiales y seguros y cinco soles irá a la Unión para ayudar con los gastos de Biblia, mochila, DVD)

Las inscripciones se harán en un formato preparado para este proyecto vía Misión o Asociación.

Para que éstas sean efectuadas con rapidez los Directores de Ministerio Joven harán llegar hasta la fecha límite que el Campo determine la rela­ción de participantes de cada iglesia.

2. Materiales

DVD (Karaokes, Spot, diapositivas para predicar)

Biblia con logo del proyecto

Bolsa, morral o mochila con logo del proyecto

Polo

Gorra

Estudios Bíblicos con logo del proyecto

Historias bíblicas para hacer evangelismo con menores

Chaleco

Medalla Caleb

3. Pasajes

El costo de pasajes (ida y vuelta) y gastos que ocasione dicho viaje, des­de el punto de origen hasta el territorio donde se realizará el proyecto, corre a cuenta de cada voluntario participante.

4. Alimentación y Estadía

La alimentación y estadía durante los días que dure el, proyecto estará bajo la responsabilidad de cada iglesia y/o grupo pequeño donde se rea­liza el proyecto.

El Pastor distrital anfitrión, es responsable de coordinar la atención a cada voluntario participante.

5. Coordinación de Lugares

Cada Campo, cada distrito o iglesia a través de su MiPES, Misión Global y director de jóvenes, hará una descripción del territorio, lugares a visitar, igle­sias, congregaciones y grupos pequeños.

Las inscripciones se harán en un formato preparado para este proyecto vía Misión o Asociación.

Para que éstas sean efectuadas con rapidez los Directores de Ministerio Joven, en coordinación con el Director de Misión Global, harán llegar hasta la fecha límite que el Campo determine la relación de participantes de cada Asociación/Misión.

6. Implicancias legales, seguros y examen médico

Cada país a través del departamento legal realizará el estudio de las impli­caciones legales en el marco de la ley del voluntariado y demás normas re­lacionadas, para prevenir conflictos de naturaleza legal para la institución y salvaguardar los derechos e intereses de los participantes en el proyecto.

Además, cada participante necesita pasar por un chequeo médico para ver si está en condiciones de viajar y debe colocarse las vacunas requeridas para zonas tropicales: fiebre amarilla, dengue, etc. (Requisito Obligatorio para participar de este proyecto). La coordinación será por Campo.

7.   Responsabilidades del Campo/ Iglesia Anfitrión

Hacer una descripción de los lugares a visitar.

Designar los lugares y distritos misioneros que participarán del proyecto.

Preparar, evaluar y monitorear los centros Caleb.

Designar coordinadores por zonas.

Organizar la ceremonia de clausura y turismo (último fin de sema­na)

Coordinar con las autoridades de cada ciudad, municipio, región los proyectos comunitarios.

Plan ahorro pasajes.

Coordinar el alojamiento y alimentación.

Otros para la buena marcha del proyecto.

8. Materiales que debe llevar cada participante

Biblia y lección de la Escuela Sabática

Protector de lluvia, botas (caso sierra)

Uniforme (jóvenes, conquistadores o aventureros) opcional

Ropa de campo

Ropa deportiva

Ropa de baño (sandalias, etc.)

Ropa sport elegante

Gorro

Repelente

Mosqueteros

Bloqueador

Utensilios de aseo: Toalla (2), cepillo de dientes, pasta dental, ja­bón, shampoo, papel higiénico

Lapicero, linterna

Documentos personales

9. Programa de bienvenida y capacitación

Los primeros dos días serán reuniones de bienvenida, y descripción del trabajo a realizar en la zona.

Esta reunión se tendrá en la sede de cada distrito misionero o en cada iglesia anfitriona. Coordinan los pastores distritales u ancianos de iglesia.

El día final sábado por la tarde con una ceremonia de gratitud y condecoración por distritos en un lugar previamente coordinado.

Si cada iglesia desea puede organizar un pequeño tours en gratitud a la participación de los Calebs.

10. Metodología de trabajo durante el proyecto

El trabajo que se realiza es por equipos. Un equipo está compuesto por 6 participantes: Un predicador, un maestro de ceremonias, un director de canto, maestra de niños, ujier y encargado de audio y sonido.

Actividades de proyección a la comunidad.

Visitación a los estudiantes de la Biblia.

Predicación en los grupos pequeños, iglesias, centros de predica­ción y lugares sin presencia adventista.

Desafíos de Misión Global.

Investidura.

Turismo.

11. Programación Diaria

5:00    Levantarse

5:30    Comunión Personal

6:30    Desayuno

7:30    Culto Grupal

8:30 – 12:00 Proyectos Comunitarios (En coordinación con las au­toridades)

1:00    Almuerzo

2:30 – 5:30 Visita a los estudiantes de Biblia o Visitas de Contacto

6:30    Cena

7:30    Predicación en los centros establecidos

10:00 Dormir

Afiche Proyecto “Misión Caleb” 3.0

Descargar el afiche AQUÍ