Archivo de la etiqueta: muerte

La Biblia y el Suicidio

Descargar el archivo WORD AQUÍ

La Biblia y el Suicidio

      Uno de mis mejores amigos se suicidó. Desde entonces me he preguntado qué dice la Biblia al respecto.

Responde: Dr. Ángel Manuel Rodríguez, BRI

      Generalmente se define al suicidio como quitarse la vida. Las heridas emocionales que deja en la familia y en los amigos son profundas y producen no sólo un sentimiento de soledad, sino particularmente culpa y desorientación. Al intentar proveer alguna orientación que responda su pregunta, debo limitar mis comentarios a las breves observaciones siguientes.

      Primero deseo distinguir entre suicidio y martirio, que es la voluntad de rendir nuestra vida por convicciones fundamentales y valores que sostenemos como no negociables, y actos heroicos de autosacrificio que resultan en la preservación de otras vidas (un soldado que se arroja sobre una granada para salvar otras vidas). Mientras que el suicidio es fundamentalmente una negación del valor del regalo de la vida, la solución final a una vida que se percibe como insufrible, los otros dos casos son expresiones de respeto y amor por la vida.

      Presentaré los casos de suicidio o intento de suicidio registrados en la Biblia, extraeré algunas conclusiones y hará algunos comentarios generales.

      1. Casos de suicidio en la Biblia. Abimelec, herido mortalmente por un trozo de una rueda de molino arrojada por una mujer, le pidió a su escudero que lo mate para escapar del oprobio (Jueces 9:54). Saúl, después de ser seriamente herido en batalla, se suicidó (1 Sa, 31:4). Al ver lo que el Rey había hecho, su escudero “se echó sobre su espada, y murió con él” (vers. 5). Esto fue motivado por el temor a lo que el enemigo haría con ellos. Ahitofel, uno de los consejeros del rey Absalón, se ahorcó, después de darse cuenta de que el Rey había rechazado su consejo (2 Sam. 17:23). Zimri llegó a ser rey luego de un golpe de estado, pero al notar que el pueblo no lo apoyaba, “se metió en el palacio de la casa real, y prendió fuego a la casa consigo”, suicidándose (1 Rey. 16:18). Judas quedó tan emocionalmente perturbado luego de traicionar a Jesús, que se ahorcó (Mat. 27:5). Sansón tomó su vida en batalla contra el enemigo (Jueces 16:29, 30). Después de un terremoto, el carcelero de Filipos llegó a la conclusión de que los prisioneros habían escapado, y lleno de temor intentó suicidarse, pero Pablo lo convención de que no lo hiciera (Hechos 16:26-28).

      2. Comentarios acerca del material bíblico. De los incidentes mencionados arriba percibimos varias cosas.

      Primero, muchos de los suicidios ocurrieron en un contexto bélico, en el que el suicidio es el resultado del miedo o la vergüenza.

      Segundo, otros casos son más personales y reflejan, además del temor, una baja autoestima. Todos suceden en el contexto de un estado mental perturbado emocionalmente.

      Tercero, el suicidio es mencionado sin presentar algún juicio de valor acerca de la acción. Esto no significa que sea moralmente correcto, más bien señala que el escritor bíblico se dedicó simplemente a describir el acontecimiento.

      Se llega a una comprensión del impacto moral del suicidio por medio de un entendimiento bíblico de la vida humana: Dios la creó, y nosotros no somos los propietarios para usarla y disponerla como nos plazca; el sexto mandamiento tiene algo que decir con respecto a este tema. Por lo tanto, un cristiano no debería considerar el suicidio como una solución moralmente válida a la difícil situación de vivir en un mundo de dolor físico y emocional.

      3. Comentarios y sugerencias. ¿Cómo deberíamos reaccionar ante el suicidio de un ser amado?

      Primero, la psicología y la psiquiatría han revelado que en la mayoría de los casos el suicidio es el resultado de una agitación emocional profunda o de un desequilibrio bioquímico asociado con un profundo estado de depresión y temor. No deberíamos juzgar a una persona que, bajo tales circunstancias, opta por el suicidio.

      Segundo, la justicia de Dios toma en consideración la intensidad de nuestras mentes atribuladas; Él nos entiende mejor que nadie. Debemos colocar el futuro de nuestros amados en sus manos misericordiosas.

      Tercero, con la ayuda de Dios, podemos enfrentar al culpa de una manera constructiva. Es necesario recordar que el que comete suicidio necesita ayuda profesional que muchos de nosotros somos incapaces de brindar.

      Finalmente, si alguna vez estás tentado a cometer suicidio, recuerda existen medicamentos que pueden ayudar a vencer la depresión, que hay amigos que te aman y desean ayudarte, y que existe un Dios que deseoso de obrar en ti y por medio de otros para sostenerte cuando atravieses el valle de muerte. ¡Nunca pierdas la esperanza!

Respuestas Bíblicas ante la Inmortalidad del Alma

Descargar el archivo AQUÍ

Respuestas Bíblicas ante la Inmortalidad del Alma

  1. Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser (alma) viviente. Génesis 2:7 “Fue hecho el primer hombre Adán un alma viviente”. 1 Corintios 15:45. Dios no sopló en la nariz del hombre un alma, sino “aliento de vida” y no dice que el hombre llegó a ser un alma inmortal.
  2. La existencia del hombre depende de la vida que recibe de Dios. Salmos 36:9. “contigo esta el manantial de la vida “mientras el polvo de la tierra y el soplo de vida de parte de Dios no fueren combinados por el proceso de la creación el hombre todavía no existía.   No existe  vida  independiente del  Dios Creador.
  3. Las Sagradas Escrituras dicen que el hombre fue hecho a la imagen y semejanza de Dios. No dice que la naturaleza de hombre fue hecha igual a la de la Deidad, en tal caso el hombre sería un ser divino, Con  inmortalidad
  4. En las Sagradas Escrituras, se llama al hombre “esto mortal”. 1 Corintios 15:53, 54; Job 4:17; Romanos 6:12; 2 Corintios 4:11. 
  5. El Creador tenía el propósito de que el hombre viviera eternamente, esto condicionado ha una fiel obediencia  de su voluntad. Génesis 2:8, 9,11,17.
  6. Comer una vez del fruto del árbol de la vida no garantizaba por esto llegar a ser un ser inmortal. La provisión que se hizo para que el hombre viviera eternamente se basa en comer repetidamente del fruto del árbol de la vida; sin embargo estas promesas eran  condicionales.
  7. La sagrada escritura enseña que el alma que pecare esa morirá. Ezequiel 18:4,20. Dios advirtió al hombre con un lenguaje bien claro diciendo “del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás porque el día que de el comieres ciertamente morirás.” Génesis 2:17. Antes que Herodoto escribiera que los egipcios enseñaban que el alma del hombre era inmortal, Satanás fue el primero en presentar a la humanidad la falsa doctrina de la inmortalidad del alma “no morirás”. Génesis 3:8,15.
  8. Desde que Adán y Eva pecaron y fueron expulsados del huerto del Edén, la humanidad no ha tenido acceso al árbol de la vida, en consecuencia a causa del pecado todos los seres humanos son condenados a la muerte. Por lo tanto no son inmortales.
  9. Mensaje de esperanza. Romanos 4:11; 1 Corintios 15:52 – 54. En el presente somos almas mortales nuestra esperanza de ser inmortales se cumplirá en ocasión de la segunda venida de Cristo. 1 Corintios 15:22.
  10. La palabra inmortal se emplea una sola vez en la Biblia, y es cuando se habla de la deidad. Como el Rey de los siglos, eterno e inmortal, invisible, el único y sabio Dios. 1 Timoteo 1:17. La palabra inmortalidad se menciona cinco  veces en el NT: dos veces 1Cor. 15:53-54, 1 Timoteo 6:16; 2 Timoteo 1:10; Romanos 2:7. 
  11. La inmortalidad no es algo que hemos heredado al nacer y que ya poseemos, es más bien un don que Dios ofrece a los mortales penitentes. La paga del pecado es muerte mas la dadiva de Dios y vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:22.     Será el tiempo que lo mortal será vestido de inmortalidad. 1 Corintios 15:53,54.

Pr. Eduardo Bailón

¿Habrá muerte en la tierra nueva?

Descargar archivo aquí

La verdad sobre la muerte 02

Vodpod videos no longer available.

La verdad sobre la muerte 01

Vodpod videos no longer available.

Creencias Fundamentales 13

Creencias Fundamentales 05